RECOMENDACIONES PARA EL MONTAJE DE TUBERIA DE HORMIGON CAMISA DE CHAPA

1) MOVIMIENTOS DE TIERRA EN ZANJAS

En terrenos ordinarios, la excavación en zanja va por delante de los trabajos de montaje con un máximo de algunos días de margen.
En terrenos rocosos, la excavación se realizará con suficiente antelación, con el fin de no retrasar el montaje.
En terrenos movedizos, la excavación va inmediatamente por delante del montaje. En este tipo de terreno es aconsejable realizar un talud suficiente contra los riesgos de desprendimiento, en lugar de entibar.
El ancho de zanja deberá ser tal, que en riñones deje una luz libre mínima de 0,30 m. en ambos lados, con el fin de facilitar el montaje y conseguir una correcta compactación del relleno.
Dibujo


2) MONTAJE DE LOS TUBOS

2.1) Rasenteo del fondo de la zanja

Una vez realizada la excavación mecánica se rasenteará el fondo de la zanja, mantenimiento las pendientes estipuladas, con objeto de que se apoye todo el tubo a lo largo de su generatriz interior.
Si el apoyo es granular se dispondrán como mínimo 20 cm. de material granular bajo la generatriz inferior del tubo.
Cuando el apoyo es una cuna de hormigón y el terreno es rocoso se preparará el fondo de zanja con una solera de hormigón de limpieza, debidamente nivelada.
La tubería no tendrá ningún tramo en posición horizontal, debiendo tener pendientes mínimas de dos milésimas. Tampoco tendrá ningún punto alto, salvo en los puntos donde se hayan previsto ventosas. Así mismo se tendrán previstas descargas en los puntos bajos. En sentido horizontal se evitará que la tubería haga quiebros.
Si el tubo se apoya sobre cuna continua de hormigón al ser bajado a zanja, se colocará sobre dos soportes de hormigón prefabricados o sobre tacos de madera. Estos soportes lo mantendrán a la altura conveniente por encima de la solera de limpieza. Estos apoyos, separados de los extremos 1/5 de la longitud total del tubo, quedarán embebidos en el hormigón de las cunas.
Si el tubo se apoya en material granular, no se compactará la cama de asiento, basta rastrillarla, para que quede esponjosa y con el peso del tubo se consiga el alojamiento adecuado.

2.2. Bajada del tubo al fondo de zanja

Una vez preparada la zanja y el apoyo donde va colocado el tubo, este se bajará mediante grúa o pórtico.
Los tubos quedarán suspendidos mediante balancines, de tal forma que queden sujetos por dos puntos, a una distancia aproximada de cada boca de 1/5 de la longitud total del tubo.
No recibirán golpes ni malos tratos, especialmente en el momento del posicionamiento.

2.3 Enchufe

El enchufe puede realizarse mediante junta soldada o mediante junta elástica.

2.4 Ejecución de la junta

Las juntas se hormigonarán (excepto si la boquilla tiene algún tratamiento frente a la corrosión), mediante encofrados.
A título informativo se indica una dosificación y granulometría para el hormigón de la junta.

Junta interior   Junta exterior
Cemento Portland I-45-A 200 kg/m3   200 kg/m3
Arena 0/5 mm. 1.800 kg/m3   1.800 kg/m3
Grava 4/9 mm. --   400 kg./m3
Consistencia en cono Abrams 4 a 5   4 a 5


El rejuntado interior se puede armar ligeramente con tela metálica tipo gallinero en el intersticio de las juntas. El hormigonado exterior se armará con una armadura compuesta por dos espiras de acero redondo liso para mejorar la sujeción de hormigón. Previo al hormigonado se dará una imprimación con una lechada formada por una parte de cemento por cada cuatro partes de una mezcla al 50% de sikalatex con agua, con el fin de mejorar la adherencia.

2.5 Relleno de la zanja

Después de terminado el montaje se rellenará la zanja lo antes posible de manera siguiente:
- Relleno compactado hasta riñones del tubo (utilizando pisones o ranas).
- Relleno compactado hasta 20 cm. por encima de la generatriz superior del tubo con material libre de piedras que puedan causar daños. Se cuidará no compactar con medios mecánicos sobre el tubo hasta tener una altura de relleno de al menos 1 metro sobre la generatriz superior y una vez conseguida esta altura de relleno se tendrá en cuenta el dimensionamiento del tubo en cuanto a altura de relleno y sobrecargas móviles, o se adoptarán precauciones especiales tales como losas de reparto de cargas, tubos embebidos en hormigón, etc .
Cuando no se pueda rellenar la zanja de forma inmediata se pondrán caballones de tierra en el centro de los tubos 48 horas después de efectuada la soldadura (en su caso) con objeto de evitar efectos termohigrométricos. Con esta operación también se evitará el efecto de flotabilidad de la tubería en caso de inundación de la zanja.

3) CONSIDERACIONES GENERALES

El montador limpiará los tubos interiormente, mediante barrido.

De probarse la tubería por tramos, las culatas de cierre se apuntalarán para la contención de los esfuerzos de empuje.

Cuando los tubos estén acopiados bien sea al borde de la zanja, bien en una zona dedicada a ese fin, estarán debidamente calzados con cuñas de madera que aseguran su inmovilidad aún en el caso de ser zarandeados. Se desaconseja acuñar con piedras.

Cuando los tubos de diámetros superiores a 1.100 mm. deban quedar varios días acopiados en obra, se mantendrán con un rollizo de madera acuñados verticalmente por el interior en cada extremo para evitar la ovalización debida al propio peso del tubo.

De efectuarse cunas para el apoyo de los tubos, o en el caso de embeberlos en macizos de hormigón no se hormigonarán hasta después de soldadas las juntas, esperando 48 horas como mínimo después de realizarse la última soldadura.

Es recomendable poner una válvula debajo de cada ventosa, al objeto de no interrumpir el servicio si la ventosa debe repararse.

Se aconseja tapar las bocas de los tubos extremos de la conducción al objeto de evitar la entrada de alimañas durante la noche o barro en caso de lluvia. Estos tapones pueden ser simplemente de madera.

En los cambios de dirección de la tubería, se contrarrestarán los efectos dinámicos del agua que se producen en estos puntos, mediante anclajes adecuados.

Home | Personal de contacto